Páginas

13 febrero 2014

Los símbolos detrás del fresco de Mater Admirabilis

En 1844 una joven francesa, Paulina Perdreau, mas tarde religiosa del Sagrado Corazón, manifestaba a la Rda. Madre de Coriolis, Superiora del Convento de la Trinidad del Monte (Roma), el deseo de "hacer venir a la Sta. Virgen" pintando su imagen en uno de los muros del claustro. La Rda. Madre dudó porque la joven no conocía el arte de pintura al fresco. Pero al final le concedió el permiso.

La joven no cesó de invocar la asistencia de la Virgen María. El resultado fue la pintura que admiramos hoy. El fresco se llamó "La Madona del Lirio" hasta el 20 de Octubre de 1846, día en que el Papa Pío IX, al visitar el monasterio y viendo la imagen exclamó: "Verdaderamente es Mater Admirabilis", título que ostenta hasta este día.

Os dejamos esta actividad para que podáis conocer un poco más el significado de esta pintura.